viernes, 18 de noviembre de 2011

Los juegos de Capcom en el C64 (Parte 1)



Capcom, la popular compañia japonesa desarrolladora de videojuegos para máquinas recreativas tiene en su haber una extensísima lista de arcades, la mayoria muy buenos, algunos de los cuales incluso han llegado a generar completas sagas, que aún en la actualidad continúan siendo muy populares en las consolas de videojuegos actuales.



Si bien esta compañía, durante la época dorada de los ordenadores de 8 bits, se centró casi exclusivamente en la realización de sus juegos para máquinas recreativas no pasó por alto la popularidad que las consolas y ordenadores domésticos tenian en la sociedad, y no tardaron en licenciar sus éxitos para que también pudieran llegar a esos nuevos y jugosos mercados.

El C64 fue una de las plataformas para la que se licenciaron algunos de los juegos de Capcom (no todos), y algunos fueron versionados con mayor acierto que otros. A la hora de analizarlos, tengamos siempre presente las limitaciones propias de nuestro ordenador doméstico comparadas con el potente hardware con el que contaban las recreativas originales. El salto tecnológico es abismal, no pidamos peras al olmo...



En 1984 Capcom saca al mercado 1942, un shooter de scroll vertical ambientado en las batallas aéreas que tuvieron lugar en las campañas del pacífico durante la 2ª guerra mundial. Controlamos un caza P-38 americano y nuestro objetivo será llegar hasta Tokyo, destruyendo a nuestro paso a la poderosa flota del imperio japonés. Durante el juego derribábamos continuamente cazas y bombarderos enemigos, a la vez que hábilmente esquivábamos sus ataques.

Por supuesto, a nuestro favor, contábamos con los ineludibles regalitos, que al recogerlos nos incrementaban la potencia de nuestro armamento.

Y ésas no eran las únicas ayudas con las que contábamos, pues para esquivar las balas o los enemigos podiamos usar una maniobra de evasión (sólo una cantidad limitada de veces) pulsando el correspondiente botón. Técnicamente era simple, y no tenia mucha variedad gráfica, pero era un arcade muy bien hecho y de lo más entretenido. Aún hoy se deja jugar muy bien.

1942 resultó ser tan exitoso, que Capcom decidió hacer una secuela tres años más tarde titulada: 1943: The Battle of Midway, e incluso años más tarde, en 1990 una tercera parte, llamada 1941: Counter Attack. Ambas son una evolución de la misma base de la que partia 1942. Mejores gráficos, nuevos y variados power ups, acción más frenética... pero en esencia fueron más de lo mismo y no aportaron mucho en cuanto a su jugabilidad u originalidad.


En el C64 sólo se versionaron las dos primeras partes. Elite fue la encargada, en 1986, de versionar su primera parte.


Y aunque el resultado no fue del todo malo, es bien seguro que podría haberse hecho mucho mejor.

En ésta versión todo se ha vuelto bastante más difícil, y es que ahora en lugar de como sucedía en la recreativa original, deberemos memorizar los patrones de movimiento de los enemigos para salir bien parados en nuestra peligrosa misión, y todo ello dentro de un área de juego mucho más reducido que en la versión original (ésta tenia una gran resolución vertical), lo que aumenta aún más la dificultad.

1942


Los gráficos se han hecho sin mucha gracia, la melodía que suena, de Mark Cooksey, es diferente de la de la máquina, y está "calcada" de la banda sonora de la pelicula "Escuadrón 666". Está medianamente bien resuelta, aunque se hace bastante machacona a la larga, por lo repetitiva que es.

Existe otra versión del juego que relanzó al mercado algún tiempo más tarde Elite/Hit Squad tratando de pulir un poco sus imperfecciones, pero puedo dar fé de que no lo consiguieron.

Estamos ante una mala conversión y ante un juego que apenas roza el aprobado.

Descargas (C64):
1942 (Elite)
1942 (Elite/Hit Squad)
La conversión de su secuela, 1943, realizada por Tiertex y distribuida por Go, corrió aún peor suerte: Gráficos regularcitos, una rídicula pantalla de juego, aún más pequeña todavia, y una nula habilidad a la hora de ofrecernos algún tipo de desafío, definieron un producto más bien mediocre y decepcionante, que nada tenia que ver con la grandeza que nos ofrecia el original ¡Un Suspenso total!

1943


En 1985 Capcom saca al mercado Commando, un shooter de scroll vertical también ambientado en la segunda guerra mundial. Con una cuidada jugabilidad, sus remarcables gráficos y una emocionante banda sonora resultó ser todo un éxito y es a dia de hoy considerado todo un clásico de los videojuegos, y el iniciador de todo un subgénero.



En Commando, manejamos un soldado que debe abrirse camino eliminando enemigos a base de ametrallarlos o haciendo uso de un limitado número de granadas (podemos coger más en cajas de munición) evitando que éstos hagan lo mismo con nosotros, mientras recorremos campo a través áreas masivamente pobladas de soldados enemigos.

El peculiar estilo de Commando inspirará a un montón de juegos en el futuro, creando un subgénero dentro de los shooters con scroll vertical. Juegos como Gun Smoke, de la propia compañia, o Who Dares Wins II, Rambo First Blood Part II, Heavy Barrel, o Dogs of War, son algunos ejemplos de los imitadores que tuvo.



Elite se encargó de versionarlo para nuestro C64, y ésta vez no les salió tan mal como en el caso anterior.

Los gráficos estan bastante trabajados, aunque son mejorables y se notan demasiado los píxeles en baja resolución. El scroll vertical de pantalla transcurre de forma suave, como era de esperar en un C64.



Técnicamente presenta algunos problemas y a menudo se aprecian parpadeos en algunos sprites o incluso algunas pequeñas ralentizaciones, cuando hay muchos enemigos en pantalla, sobretodo en las áreas del final de fase.

A nivel sonoro, Commando destaca muy por encima de todo por su excepcional banda sonora compuesta por Rob Hubbard (basada en la del original), y es considerada a dia de hoy, todo un clásico de la música SID.

Commando
(Rob Hubbard)

Respecto a los efectos de sonido, no hay muchos durante el juego y echaremos de menos el sonido de nuestros disparos, los pocos que se escuchan simplemente cumplen con su cometido, sin llegar a impresionar.

En definitiva, esta conversión consigue transmitir el espiritu del original, presentándonos un juego de acción rápida muy adictivo al igual que la máquina en la que se basa. Lástima que al igual que le sucedió a la mayoria de conversiones, faltan algunos niveles, pues no cabian en una sola carga. Según cuentan por ahí, la música de Hubbard era tan buena que decidieron dejar más sitio en memoria para ella que para los niveles...

Descarga (C64):
Commando (Elite)
Ese mismo año, meses más tarde Capcom produce Gun Smoke, un shoot'em up ambientado en el oeste americano, con una jugabilidad y estilo de juego claramente influenciadas por Commando, incluso a nivel estético, como se puede apreciar en la paleta de colores de ambos juegos.



Gun Smoke, ofrece la misma cosa que cualquier otro shooter vertical pudiera ofrecer nos, como Commando, o el 1942, por ejemplo, sólo que esta vez todo se ha disfrazado de forma que en vez de soldados o aviones, tenemos bandidos con sombrero de cowboy de toda clase, y en vez de un caza ultramoderno o nave de última generación, ahora somos un justiciero pegando tiros a través del salvaje oeste americano. Básicamente la esencia es la misma, lo que cambian son las formas.

Es un juego difícil, la acción transcurre con un ritmo frenético, especialmente cuando aparecía el jefe de final de fase. Ya con el primero de ellos, nos las veremos y desearemos para vencerlo. Aunque con la práctica, todo se consigue. La dificultad del juego es un poco más elevada de lo normal, a parte de por su acción frenética, por su especial sistema de control.
El sistema de disparo del juego presenta la peculiaridad de que, al contrario que en la mayoria de los shooters verticales, donde se suele disparar siempre en ángulo recto, aquí podemos disparar en tres ángulos distintos según el botón que pulsemos.

Si pulsamos el botón de la izquierda dispararemos en diagonal a la izquierda, y con el botón de la derecha hará lo propio, pero en esa dirección, siendo el botón central el que nos hará disparar recto.

Controlar bien estos botones es esencial que dominemos muy bien porque los enemigos nos atacarán desde diversos ángulos. Pero ojo, que aquí no sucede como en Commando, que podemos girar a nuestro personaje.

En este juego siempre miraremos y avanzaremos (automáticamente) hacia arriba, sin poder volvernos hacia atrás.
Tampoco podían faltarle a un juego de estas características, el habitual repertorio de "power ups", y encontraremos un buen surtido de éstos, con los que aumentar nuestro poder de disparo u otras capacidades, como unas botas para movernos más rápido, o ¡incluso podremos galopar a lomos de un caballo! Ir a caballo es una especie de vida extra, por que cuando nos disparen y vayamos a caballo no perderemos inmediatamente una vida, sólo perderemos nuestro pobre caballo. Una buena idea que luego adaptarian genialmente en Ghosts'n'Goblins con el tema de la armadura de su protagonista.

Estamos ante una máquina exitosa, que a pesar de no ser más que un juego de disparos disfrazado de western, presenta cierta originalidad y resulta divertido de jugar ...



El mismo año en que salió la máquina, Capcom (USA) confió su juego a los programadores americanos de Lyndon & Associates (con Go de distribuidor), los cuales hicieron lo que pudieron, que es menos de lo que podrian haber logrado, eso seguro.

Nada más cargar el juego nos encontramos con una presentación un tanto sosa, con unas letras grandotas con el logo de Capcom presentádonos el producto, seguido de una pantalla de títulos, ambas sin florituras visuales, sin animación de ningún tipo, ni sonido alguno. Antes de entrar en el juego, al igual que en la máquina original, se nos presenta la foto del bandido que deberemos capturar (el jefe final) junto con la recompensa que obtendremos si lo derrotamos, expresada en dólares, que harán las veces de puntuación.



Y entramos en escena. El aspecto gráfico es lo primero que llama la atención: pobre en los escenarios, con sprites algo simpáticos (para la época), si no fuera por que tienen los pixels doblados de tamaño, a lo bruto.

Si os olvidastéis de encender la música en la pantalla de títulos, estoy seguro que antes que en los gráficos, será en lo mudo que es el juego en lo que os fijaréis. Menuda burrada, ¡poner la música por defecto apagada!



Si habéis sido atentos y la activáis, escucharéis música y efectos de sonido durante la partida. La música, ya os advierto que no es para oidos muy exigentes, y respecto a los efectos de sonido, dejémoslo en que son funcionales y parecen hechos sin mucha pasión, o por alguien que no entendía las teorias del sonido aplicadas al SID (¡o las dos cosas!). De alguna forma los autores del juego ya sabian que no iba a gustar mucho, y posiblemente por eso la ponian apagada por defecto. En fin, lo único que podriamos salvar de la quema seria la jugabilidad... y de alguna manera es éste apartado el que nos invita a intentar jugar un poco más, por que cierta jugabilidad sí que tiene.

Como los joysticks de C64 no tienen más que un botón, el control del juego es ligera, pero significativamente distinto al de la máquina original, pues ahora no necesitamos pulsar los botones para orientar nuestro ángulo de disparo, sino orientar la palanca hacia donde queremos hacerlo. Más sencillo, si cabe. Me pregunto por que no lo implementaron así en la máquina original. Bueno, algo bueno tenia que tener esta pobre conversión ¿no?

La verdad es que Gun Smoke se merecía una conversión mejor y estoy seguro de que podria haberse conseguido, con más ganas, más tiempo y el equipo adecuado. "Aprobadillo por los pelillos" (como diria Ned Flanders).

Descarga (C64):
Gun Smoke


Un año después de estos dos juegos (1986), sale al mercado el exitoso Ghosts'n'Goblins, un arcade de plataformas con scroll horizontal ambientado en un mundo medieval repleto de seres demoníacos. Con unos gráficos alucinantes, una tétrica música super atmosférica, y una jugabilidad inolvidable, la máquina resultó ser todo un éxito y generó toda una saga de videojuegos a través de sus numerosas secuelas: Ghouls 'n Ghosts, Super Ghouls'n Ghosts (exclusiva para Super Nintendo), Ultimate Ghosts'n Goblins y algunas historias relacionadas con la historia del juego, como Gargoyle's Quest (donde controlamos uno de los demonios menores), Maximo y Makaimura (portátil WonderSwan).

El argumento del juego consiste en el típico "malo secuestra princesa, y caballero acude a su rescate", asi de pronto queda claro que no es el paradigma de la originalidad. Aunque esto tampoco es que sea importante. Donde G&G destaca de verdad, es en sus maravillosos gráficos y ambientación. En ese aspecto el juego tiene una marcada personalidad y está muy bien realizado técnicamente en todos sus aspectos. También destaca en que es un arcade difícil, y a veces tiene momentos frustrantes, por ejemplo cuando te aparece de repente un zombie desde el suelo, cuando menos te lo esperas, sin darte tiempo a reaccionar...

Un detalle muy original del juego es que nuestro protagonista lleva una armadura, y si contactamos con un enemigo o un proyectil, ésta se rompe y nos deja en calzoncillos, con lo que si nos vuelven a tocar perderemos una vida... una idea que heredó de Gun Smoke, como deciamos antes, cuando hablábamos del caballo.

En resumen, una máquina fabulosa, que invita a jugar incluso hoy en día, sin perder nada de su encanto. No exagero ni lo más mínimo si digo que G&G es un auténtico clásico de los videojuegos.



La adaptación de este juego al C64, corrió de la mano de Elite, que se apresuró en convertirlo el mismo año en que se estrenó la máquina. Debido a que el formato más popular (y asequible), por aquel entonces era el casette, se decidió hacer el juego para que cupiese en una sola carga, lo cual hizo que nos perdieramos algunas de las fases del juego y detalles como el mapa que precede al comienzo de cada fase.


Mapa completo del juego (click para ampliarlo)


Gráficamente el juego es muy mejorable, aunque no se hace desagradable a la vista y tiene una buena variedad gráfica a lo largo de los diferentes niveles. La oscura paleta de colores escogida es muy apropiada y ayuda a reforzar el tétrico escenario que ambienta al juego. Los fondos de éste están mejor desarrollados que los sprites. Especialmente feote es el sprite de nuestro protagonista. Técnicamente está bien realizado, con un scroll suave entre pantallas, aunque a veces se satura el procesador un poco, cuando hay demasiada acción.



Pero los gráficos no lo son todo en los juegos, y es la jugabilidad de éstos lo que realmente nos importa ¿o no?. En este apartado, he de decir que cumple perfectamente, conteniendo todos los elementos que hicieron al original un clásico atemporal.

La banda sonora del juego, compuesta por Mark Cooksey, que se basó en la melodía principal del Preludio n.º 20 en Do menor de Frédéric Chopin, es diferente a la que podíamos escuchar en la máquina original, y la verdad sea dicha, és una versión realmente fabulosa, por no decir mítica, que consigue transmitir el espiritu del juego. Es de esas melodias que una vez escuchadas, se quedan en nuestra memoria auditiva para siempre.

Ghosts'n'Goblins
(Mark Cooksey)

En mi opinión ésta vez Elite hizo tambien un buen trabajo con este Ghosts'n'Goblins, y es muy destacable el enorme trabajo que debió suponer meter todo el juego (salvo unas pocas fases y el detalle del mapa) en una sola carga. Es por esto que podemos aceptar que tengamos algunas fases menos que en el original, al igual que hicieron con Commando, de lo contrario habriamos tenido que jugarlo con el odioso sistema multicarga, que aunque hoy no seria problema dada la facilidad que tenemos de adquirir nuevos medios de almacenamiento más veloces y asequibles, en su dia con el datasette todos sabemos que resultaba un auténtico incordio.

Descarga (C64):
Ghosts'n'Goblins


Preludio n.º 20 en Do menor de Frédéric Chopin


11 comentarios:

Toni Galvez dijo...

Que pedazo de articulo, esta genial, te lo has currado super bien como siempre :)

Lobogris dijo...

:) ¡Gracias!

Bieno64 dijo...

Que grande que fue CAPCOM.
El 1942 siempre me encantó y es, gracias también a su que no es de los que te aparecen mil enemigos en la pantalla a la vez, uno de mis favoritos.
Al Commando he jugado y rejugado y vuelto a jugar un montón de veces, a veces creo que para no parar de escuchar la melodóa de Rob Hubbard. Pese a lo corto que es, siempre ha estado en lo mas alto de mi lista de favoritos.
El Ghost'n'Goblins es otra pequeña maravilla. Unos gráficos mas que aceptables, una melodía prodigiosa y un control que aunque a veces se ralentice, es perfecto.
Del GunSmoke me reservo la opinión ;)

Otro gran artículo. Felicidades.

Lobogris dijo...

Coincido con tus experiencias. El 1942, a pesar de que tiene sus deficiencias, y es una mala conversión, es un juego adictivo (cuando lo jugué ni conocia que fuera una versión de una recre). Es difícil pero sin pasarse, como otros del género, con una cantidad de enemigos en pantalla muy bien medida, como dices. El Commando también lo jugué mucho, y siempre me encantó su música, aunque mi favorito es Who dares wins II, que técnicamente está más pulido. El G&G para C64 es una pasada, ¡la de partidas que le he echado! sú música se me quedó grabada para siempre en mi memoria. Del Gun Smoke para C64 lo conocí más tarde, con la emulación por lo que no guardo recuerdos de él, aunque si que jugué en la recre y me gustó ¡aunque era muy difícil!. Recuerdo que en Amstrad estaba el Desperado de Topo, y me encantó. Me alegro que te haya gustado el articulo, ¡Gracias a ti por tomarte tu tiempo en leerme!

tuxlive dijo...

Tras leer tú articulo me ha venido un recuerdo del que ya ni me acordaba, y es que la primera vez que jugué al Ghosts' & goblins fue en el C64 de mi primo, tenía yo por aquel entonces unos 7/8 años.

Por cierto se llevó buenos juegos de Capcom, a mi me gustan todos especialmente el anteriormente citado, y el commando, aunque los 194x y el gun smoke también me parecen grandes juegos.

Lobogris dijo...

El G&G para C64 es muy especial, yo también lo conocí en ese ordenador primero, y es un juegazo, ya lo creo.

Los juegos de Capcom son legendarios la mayoria, no todos fueron portados muy bien al c64, pero muchos de ellos se convirtieron en clásicos reconocidos, caso del Commando y del Ghosts'n'Goblins, a pesar de sus deficiencias lógicas del salto entre hardwares muy distintos.

¡Bienvenido al blog, tuxlive!

plegándome dijo...

¡Gran artículo! Mi primer juego para el C64 fue el Rambo First Blood Part II, me lo regalaron con el ordenador y pase horas con él. También jugué al Commando del que tengo buen recuerdo, al 1942 y al Ghosts'n'Goblins que me parecía un juegazo y hasta me vicié no hace tanto con mi anterior móvil.
Me gusta como estructuras los artículos con las fotos y las músicas, se hace muy ameno :)

Lobogris dijo...

¡Gracias David! El Rambo era una pasada, yo también lo tuve de los primeros juegos. Me encantaba arrasar el poblado con el bazooka jaja. Luego descubrí que podias entrar más sigilosamente... Ghost'n'Goblins es un clásicazo, ¡aún hoy dan ganas de jugarlo!

Procuro darles un aspecto atractivo lo mejor que puedo a los artículos, me alegra que te guste, personalmente me lo pasó muy bien haciéndolos.

David del Bass dijo...

Miticos esos juegos de la segunda guerra mundial xD

Lobogris dijo...

Míticos, sí señor. Bienvenido David ;)

Josepzin Ungoliante dijo...

1942 fue uno de mis primeros juegos y me gustaba mucho pero muy mucho!!! para mi es un clásico a la altura del G&G, que también lo jugué en esa misma época.

Publicar un comentario