miércoles, 12 de octubre de 2011

Aquellos gigantescos jefes finales del C64


   Recuerdo que uno de los momentos más vibrantes y que más me motivaban, a la hora de jugar videojuegos de acción, o sea, arcades, shot'em ups, etc., era cuando llegaba el momento de darme de palos con el causante de la orgia de destrucción y miseria que iba ocurriendo en la pantalla (pensándolo bien, yo tambien tenia algo que ver con toda esa carniceria). ¡Alguien me las tenia que pagar!. Para ser feliz, necesitaba un monstruo que me hiciera sentir un héroe (al menos por un dia) y por ello, ése ser no podia ser un enemigo cualquiera, no... tenia que ser un basilisco de proporciones épicas, ¡como mínimo!

Turrican (C64)

   La verdad, no me hubiera hecho ni puñetera gracia, tras haber derrotado hordas y hordas de agresivos esbirros del mal, encontrarme con un esmirriado bichito cualquiera, sino que siempre esperaba encontrar un rival digno de mi, alguien de quien enorgullecerme, tras derrotarle, de haber sido capaz de avanzar tanto, a base de complejas maniobras evasivas (fruto de mis reflejos), gracias a mi trotado joystick; pobrecillo, ¡la traca que le llegué a dar!

   Y es que, seguro que estaréis de acuerdo conmigo, que a todo buen juego que se precie, no le podía faltar su buena ración de enemigos de gran tamaño, preferiblemente más peligrosos que una piraña en un bidé, y si no es mucho pedir, como guinda final, que nos los endiñaran tras culminar cada nivel del juego.


La "gran" Berta, Renegade (C64)

   Precisamente, ese era el ansiado gran premio que la mayoria, por no decir todos los buenos juegos de acción de la vieja escuela nos ofrecian, y si no, no eran un buen juego, eran aburridos, y punto... bueno, es un decir. No seamos tan duros. Ahora mismo, me viene a la memoria el caso del Renegade, en el que sus jefes finales, no eran de gran tamaño, pero el juego resultaba la mar de entretenido. Bueno, se podria admitir que "la gran" Berta, tenia los pixeles más bien carnosos, pero esa, ya es otra historia.

   A continuación, un impresionante video muy ilustrativo de todo esto, demostrando algunas de las asombrosas capacidades técnicas del C64, que mediante ingeniosas triquiñuelas (técnica conocida como multiplexación), se lograba conseguir todo esto, de lo que va el tema que os comento, y que tanto nos gustaba encontrar. Por cierto, de lo de multiplexar, esta técnica que sirve para conseguir sprites gigantes a base de muchos de ellos, (más de los que en teoría puede visualizar el chip gráfico, que son ocho) hablaré en este mismo blog, llegado el momento, en el correspondiente capitulo del tutorial sobre los sprites que estoy haciendo.

Sin más, os dejo ya con el video que os decía. En él, se pueden ver algunos de los más grandes jefes finales, aparecidos en varios míticos juegos del C64, como el Turrican, el Creatures 2, el R-type... no son todos los habidos y por haber, pero todos los que salen, lucen estupendamente, y conforman una excelente muestra.

De verdad, no tiene desperdicio:


Juegos en el video: Creatures 2, Turrican II, Scorpius, Catalypse, Turrican,R-Type, Armalyte, Enforcer - FullmetalMegablaster, Salamander, Rubicon, Phobia y Rodland.
¿Qué videjuego os mostró, por primera vez, a un monstruoso jefe de final de fase?

Podéis responderlo en los comentarios... ¡ahí os espero! ;)

Video via: Youtube (jesusarnold)

4 comentarios:

LINFOCITO dijo...

Lo de los jefes finales es una gran verdad :P, aparte de los comentados, recuerdo el primero de Shinobi, alguno de Delta.

Sobre el primer jefe, creo que fue en el PLATO, el juego no lo recuerdo, lo leí en High Score o eso creo :P

Lobogris dijo...

¡Bienvenido Linfocito! ajá, el shinobi y el delta ¿como no? como buenos juegos de acción tenian tambien sus peazo de jefes, duros de roer.

De lo de tu primer jefe, no entiendo a que te refieres con "el Plato"...

plegándome dijo...

La verdad es que aún se ven jefes grandes en muchos juegos pero entonces era realmente impresionante ver un malo que ocupaba media pantalla,lo estabas esperando y disfrutabas mucho al verlo morder el polvo o desaparecer entre múltiples explosiones, además al día siguiente se lo podías comentar a los compañeros de colegio y eran tus dos momentos de gloria :)
Me gusta ver como va creciendo tu blog, es muy interesante este paseo por el "romanticismo" del C=64.

Lobogris dijo...

Muy cierto. Ahora todavia hay jefes grandes, en los juegos de acción. De hecho, no sabia si escribir usando los registtos "pasado" o "presente", pero como el sentimiento venia de lejos, y el video que inspira al artículo, es del viejo C64, me decidí por utilizar un registro en pasado. Gracias por tu comentario, me alegro que esta "romántica" andadura te resulte interesante ;) jaja ¡Lo de las grandes explosiones podría dar hasta para otra "entrada" !

Publicar un comentario