lunes, 21 de noviembre de 2011

Los juegos de Capcom en el C64 (Parte 3)

En 1987, Capcom ya tenia más de una decena de exitosos videojuegos en la calle: Hige Maru, Son Son, Vulgus, 1942, Commando, Exed Exes, Gun Smoke, Section Z, Trojan...

Cada juego era una evolución o a veces una versión más avanzada de éstos o de otros de la competencia. En cada uno se usaban/ampliaban conceptos ya bien probados, como por ejemplo la idea de poder adquirir un artefacto para ser inmunes del primer impacto, o el método de control con varios botones para distintos ángulos de tiro.

En 1987, poco después de presentar Bionic Commando, realizan Black Tiger (Black Dragon en Japón), un estupendo shoot-'em-up de plataformas que podriamos considerar el sucesor espiritual de Ghosts'n'Goblins, antes de que apareciera su secuela oficial.



Hace mucho tiempo, tres temibles dragones descendieron de los cielos, y fulminantes como un rayo arrasaron por completo un indefenso reino dejándolo en una profunda oscuridad. Del sufrimiento y la agonía causadas, nace un héroe (llamado Black Tiger) decidido a terminar para siempre con los dragones y su maléfico reinado.

El ambiente medieval repleto de criaturas demoníacas es muy parecido al que nos presentaba Ghosts'n'Goblins. Su desarrollo a grandes rasgos tambien es similar, aunque presenta conceptos más avanzados y hace énfasis en la exploración de los niveles.

En este juego también llevaremos armadura (si la perdemos, ¡nos quedamos en paños menores!), y podremos mejorar nuestro armamento, comprándolo.

Podremos recoger monedas Zenny eliminando enemigos, rompiendo urnas, recibiéndolas como recompensa de druidas que rescatemos, o abriendo cofres. Con éstas podremos comprar y mejorar nuestro equipo, conseguir pociones o llaves con las que abrir cofres. Podremos comprar estas cosas a los viejos druidas que nos vayamos encontrando por el mapeado, siempre que éstos sean mercaderes.
No todos los druidas nos abrirán una tienda, y nos ayudarán de varias maneras: habrá quienes en su agradecimiento por liberarlos nos obsequiarán con monedas, otros con tiempo adicional, pociones, o incluso un sabio consejo para ayudarnos en nuestra misión.

Un nuevo detalle incorporado al juego a tener en cuenta es el concepto de la vitalidad: Al contrario que en juegos anteriores, no nos mataran sólo por recibir un impacto (salvo excepciones), ahora recibimos un número de daños que se descontarán de nuestra barra de vitalidad, y nuestra armadura podrá absorber más o menos daños, según su calidad. Tiene detalles muy "roleros", como podéis ver.

Otro detalle que deberemos tener en cuenta es el tiempo. Dispondremos de un tiempo limitado para superar cada nivel, aunque podremos ampliar el que disponemos recogiendo los "power-ups" destinados a tal uso que suelen encontrarse dentro de urnas, o como recompensa de los druidas que rescatemos.

No os durmáis en los laureles... ¡ Avanzad !
Castlevania, NES
De Bionic Commando hereda la idea de tener que explorar el mapa del juego con scroll multidireccional para avanzar, y en parte también, aunque sólo como premisa, el arma del protagonista, que inicialmente es una bola de pinchos ligada a una cadena (tambien lanza unos cuantos cuchillos). Aquí sin embargo, no servirá para engancharnos a plataformas superiores, es un concepto si acaso más similar al del arma que usa Simon Belmont en el éxito para la consola NES Devil's Castle Dracula (1986, Konami), iniciador de la popular saga Castlevania. Seguro que los diseñadores del juego, se fijaron en él.
Black Tiger, capturas de la máquina recreativa


Black Tiger es un gran juego, con gráficos muy bien elaborados, hechos con una riquísima paleta de colores (¡1024!), y con unos niveles bien diseñados llenos de secretos y subniveles llamados Dungeons, en los que, si los descubrimos podremos conseguir Zennys adicionales con los que mejorar nuestro equipo. Esto se hace por otra parte casi imprescindible, de cara a derrotar algunos de los jefes finales.

Hay enemigos como las serpientes o las plantas carnivoras que a su contacto no sólo nos restarán vitalidad sino que también nos envenenarán y perderemos la habilidad de lanzar los cuchillos, dejándonos sólo con el arma principal. Para curarnos deberemos recoger o comprar pociones azules.

Por el mapeado podremos encontrar numerosas urnas que al ser destruidas nos aportarán modedas Zenny, tiempo extra, pociones o llaves. Tambien hay numerosos cofres que podremos abrir si tenemos llaves. Éstos suelen contener abundantes tesoros (dinero extra), o pociones curativas, aunque deberemos tener cuidado por que algunos están sellados con una trampa mágica y nos abrasarán con llamas al ser abiertos...

No es tan difícil como su antecesor espiritual (G&G), aunque presenta grandes desafíos, y necesitaremos descubrir estrategias para derrotar a cada uno de los enemigos.

A nivel sonoro el juego está muy bien realizado. Su música entona muy bien con el ambiente que se pretende transmitir, aunque no es tan épica como la del G&G.

En resumen, se trata de un estupendísimo juego, bien ambientado, bien presentado y con una gran jugabilidad. ¿Qué más se puede pedir?

De la versión del C64, dos años más tarde (en 1989), se ocupó esta vez Softworks, y fue distribuida por U.S. Gold.



Salvando las diferencias técnicas obvias es una buena conversión, quizá un poco floja en algunos aspectos que se deberian haber pulido un poco más, pero contiene prácticamente todos los elementos del original. Los gráficos de los fondos están muy bien elaborados, y en cada nivel presentan diferenciaciones de colorido asi como levemente en sus diseños. Los sprites están peor trabajados, aunque algunos están bastante correctos. La inmortal calavera giratoria por ejemplo, es un sprite ampliado de tamaño, con un aspecto feísimo.

Black Tiger, capturas de la versión C64


Las tiendas aparecen mucho más a menudo que en la versión original, haciendo al juego un poco más fácil, si cabe. Si bien no se nos informa de ninguna manera el arma o armadura que llevamos comprada, como sí que hacia la versión original. Pequeños detalles que podrian haberse pulido.

El juego cuenta con varias melodias de Mark Tait, basadas en las de la máquina, que suenan muy bien.

Lamentablemente no hay ni un sólo efecto de sonido durante el juego, lo cual resta puntos, ya que la música aunque buena, se hace algo repetitiva.

Músicas de Black Tiger, (Mark Tait)
Música Principal Música de las Dungeons
A pesar de este y otros pequeños detalles negativos, es tan jugable como la máquina, incluso algo más fácil que aquella, sin llegar a dejar de presentar un buen desafío al jugador. Las ganas de explorar todo el mapeado y de acumular tesoros con los que hacernos fuertes nos motivan a seguir jugando.

Técnicamente está bien realizado, tanto los controles como las rutinas de colisión responden muy bien, aunque tendremos que acostumbrarnos a saltar con el joystick en vez de tener que pulsar un botón, o podriamos llevarnos algún que otro susto. El scroll es suave, y la CPU no se satura en ningún momento manejando la acción de las pantallas, quizá facilitado por que el área de juego no llega a ocupar toda la pantalla, ya que se ha destinado una zona de ésta para los pertinentes marcadores de estado y puntuación.

En conclusión: Una conversión en la que predominan su jugabilidad y una buena realización a nivel técnico, que queda un poco empañada por otros apartados no tan bien resueltos, como los que se han ido comentando. Tanto el original como su conversión al C64, pueden resultaros muy interesantes, echarles un ojo si no los conocíais, o revisitarlos si ya los teníais olvidados, merecen la pena.

Descarga:
Black Tiger


Ese mismo año Capcom decide dar un giro respecto al género que habitualmente han ido tocando, volviendo la mirada al género de los juegos de lucha, con representantes como Karate Champ, Yie ar Kung Fu, The Way of the Exploding Fist o el International Karate. A este nuevo juego lo llamarán Street Fighter, y presenta un desarrollo similar a los citados pero ambientado en luchas callejeras alrededor de todo el mundo.



SF será el iniciador de toda una popular y exitosa saga de juegos de lucha, si bien tendrá que esperar hasta la llegada de su segunda parte, Street Fighter II (que tuvo mucho más exito) para destacar especialmente y revolucionar definitivamente el género.

Street Fighter, capturado de la máquina recreativa

El argumento es tan simple como típico en un juego de esta clase: Deberemos batirnos contra 10 oponentes alrededor de todo el mundo para ganar el campeonato mundial de artes marciales. Es el primer juego del género en ofrecer tanta variedad de personajes contrincantes y también por ser pionero en usar 6 botones + el joystick para controlar los golpes y habilidades especiales.

No alcanzó tanto éxito como su secuela y sucesivas ediciones, pero sentó las bases para el futuro.
En este primer SF tan sólo controlamos a un personaje, el japonés Ryu , aunque también se puede manejar a Ken si nos ponemos a los mandos del segundo controlador para batirnos en duelo contra otro jugador.
En esta primera entrega, no hay tanta variedad de animaciones ni movimientos especiales como en SF II y posteriores, pero si más de los que hasta ahora se habian hecho en otros juegos de la competencia. Las músicas que suenan son adecuadas y dan cierta emoción al asunto, aunque no son super espectaculares. Hay también numerosos samples de audio con voces digitalizadas y efectos especiales de sonido, que dotan al juego de cierto realismo.

En resumen, se trata de un juego que viene a ser un lavado de cara de los clásicos del género, y que presenta ciertas innovaciones muy interesantes que, como digo, sentarán las bases para los futuros juegos de lucha.

Al año siguiente de la máquina, en 1988, Capcom licencia el juego a dos desarrolladoras, una en Estados Unidos, de la mano de Pacific Data Works International (desarrolladora y productora) y otra en el Reino Unido, desarrollada por Tiertex (y distribuida por Go!) que será la que se distribuirá en Europa.



Comencemos por la versión americana. Gráficamente está muy bien lograda, con unos fondos bien hechos y unos sprites contorneados en alta resolución muy bien definidos.

Street Fighter, versión americana (C64)

La música es una versión muy libre de la de la máquina original, no especialmente brillante (podemos desconectarla si nos molesta), y solo hay unos pocos efectos de sonido muy simplones cuando damos o recibimos golpes, que parecen más bien los sonidos de una claqueta. Al parecer, a los estadounidenses no se les daba tan bien como a los europeos lo de programar el SID.

¿Y Que tal su jugabilidad? Pues dicho sin más preámbulos, es mala, muy mala. La verdad es que la inteligencia (si se le puede llamar asi) de los contrincantes brilla por su ausencia y todo se reduce a un aporreo de botones sin mucha estrategia detrás. Además resulta bastante fácil ganar solo tirando del joystick para el lado y apretando el botón de disparo... ¡así me he cepillado a varios seguidos!

De acuerdo que la máquina tampoco fuera como para tirar cohetes, y de acuerdo también que es complicado convertir un juego que corre originalmente a 8 Mhz y tiene muchisima más memoria que nuestro humilde C64, pero es que resulta que con estos escasos recursos tenemos maravillas como The Way of the Exploding Fist que son tremendamente más jugables que éste SF. Creo que tan sólo tendrian que haber tomado buena nota de como era aquel clásico y dotarlo con los excelentes gráficos que se curraron, pero no... decidieron no pensar demasiado y sacar una conversión del juego de moda cuanto antes.

Descarga:
Street Fighter (Pacific Data Works International)


La verdad, no se podria haber hecho una conversión peor... ¿O si?

...Pues la verdad es que si... y aquí tenemos la prueba:




No voy a enrollarme demasiado con esta auténtica monstruosidad de intento de videojuego con el que Tiertex nos estafaba en 1988. De momento ir echándole un ojo a los gráficos que se "curraron":

Street Fighter, versión europea (C64)


Ya antes de entrar al juego, con una pantalla de carga insulsa, y una pantalla de títulos que es la monda, ya podemos advertir lo que se nos viene encima...

Lo dicho. Seré breve, lo más breve posible por que sinceramente, no lo merece:

Y es que,a mi que me perdonen, pero esto es una auténtica porqueria. Así de claro, y punto. El SF de Tiertex es un insulto, o una broma de mal gusto. Ya me imagino la cara que se le queda a uno cuando, siendo niño, ha soltado su semanada en algo tan espantoso como esto.

Si a los que desarrollaron la versión americana se les veía el plumero, a los de Tiertex se les ven ¡las plumas, el pico y la cresta!

Que chuleria tuvieron presentando esta basura rellena de un amasijo deforme de píxeles sacados de un estercolero... con tal de sacar pasta fácil y rápido. Claro, ya se sabe, aprovechando el tirón del arcade de moda...

Me niego a hablar más de lo malo que es en todos sus demás aspectos, tan sólo mencionar que la música es un poco mejor que la americana.

En fin, ¡Que verguenza, Tiertex! A partir de ahora temblaremos al oir tu nombre...

¿Os atrevéis a cargarlo para comprobarlo con vuestros propios ojos? (No os perdáis la pantalla de Game Over)

Descarga:
Street Fighter (Tiertex/Go)


Personalmente, visto lo visto, para el C64 me quedo con mi querido IK+ o The Way of The Exploding Fist.

7 comentarios:

tuxlive dijo...

Pedazo de juego el Black Tiger, se lo recomiendo a todo el que no lo haya probado además no parece mala la conversión a c64, el street fighter ya es otro cantar, ya fue mala la versión arcade.

Bieno64 dijo...

Añ Black Tiger si que he jugado bastante. La máquina original me encantaba y la versión de 64 está, dentro de sus limitaciones, bastante bien apañada. Los sprites son bastante pequeños pero si esto mejora la jugabilidad, pues lo prefiero.
Street Fighter......hay juegos que creo que no se tendrían que portar y menos si es para hacer esto...y menos 2 versiones malas, malas....

Lobogris dijo...

Pues sí amigos, el Black Tiger es un pedazo de juego, muy recomendable tanto la máquina como su conversión al C64. Yo también prefiero que los sprites sean más pequeños para que pudiera tener más jugabilidad, no sea que pasara como la conversión de otros juegos como el Golden Axe, ¡con sólo dos enemigos en pantalla!

La máquina del SF es malilla, aunque interesante por que sentó las bases para los futuros juegos del género. Las conversiones para C64, estoy de acuerdo, ¡no las deberian de haber sacado nunca!

Toni Galvez dijo...

SF lo hicieron fatal en todas las plataformas, no se libro ninguna, los graficos era mediocres, pero la jugabilidad era nula, eso es lo peor que le puedes hacer a un videojuego, sacarlo con mala jugabilidad.

C64 puede manejar juegos como SF o lo que se tercie siempre que se empiece haciendo bien la jugabilidad.

Muy buen comentario Lobogris :)

Lobogris dijo...

Pues sí Toni, lo peor que le pueden hacer a un juego es no programarlo para que tenga una buena jugabilidad, como mínimo...

Anónimo dijo...

señores algien que me ayude nesecito el juego the black tiger por favor ayudenme yo lo jugaba cuando tenia 13 años

Jose Zanni dijo...

Muy completo el artículo del Black Tiger!!! aprovecho a descargarme la versión de C64 que apenas si la he probado alguna vez.

Según el video de Lest Compare la del C64 es la mejor versión de 8bits: http://retroinvaders.com/commodoremania/foro/index.php/topic,624.msg8053.html#msg8053

Publicar un comentario en la entrada